miércoles, 19 de noviembre de 2008

La siesta no siempre es para dormir...


Llueve en primavera

Estoy cansado
de novelas densas
con dramas convulsivos,
peripecias
y amores desgraciados
con más lágrimas
que orgasmos.

Vamos a ver
es este día
de primavera en gris
pasame un folletín
alegre y despreocupado
un poco húmedo de lluvia
algo fragante de tus manos
si es posible con
estampas sugestivas
colores brillantes
y final feliz,
adivinado
cosa que no sufra
la esperanza
me alegre el día
me distienda el alma
tenga ganas de llamarte
y que me quieras un ratito
a lo largo de la tarde
a lo ancho de mi cama.

Mañana habrá sol.
y en otros suelos
dejaremos nuestras
sombras cotidianas.


Rodolfo
Del grabador al papel
en la siesta del
24 de octubre de 2008

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Con pasos titubeanntes vuelvo... y apuesto a la alegría... a la alegría de los inicios de la comunicación... existimos también los que no nos largamos todavía...seguro todo lleva un tiempo..Bellísimos tus escritos...
Mirta

Rodolfo dijo...

Gracias Mirta... Buena apuesta la alegría y el tiempo que nos lleva es para que se sienta luego más madura y profunda, como el sabor de un buen malbec, no...?
Bienvenida al blog