lunes, 24 de noviembre de 2008

A veces hay que sacarse los zapatos...



Zambullirse entre
sus pechos
habría sido
un salto
de altura
victoriosa
inmensa.
Sólo tendría
que haber
aprovechado
sus ojos trampolín
su impulso perfume
y haberme quitado
mis pesados
zapatos prudencia.


Rodolfo Augusto Nasta

2 comentarios:

Ana Gabriela dijo...

que maravilla !!! me tome un tiempo para recorrer el blog , este poema me parece una maravilla , cuanto se gana si uno se anima a perder la prudencia .
Diria Sabina " los besos que perdi ...por no saber decir " te necesito "
Un abrazo

Rodolfo Nasta dijo...

La prudencia... Enemiga mortal del progreso, del heroísmo, del amor...!
A veces aliada incondicional del desastre, pero... ¿quién nos quita... etc?
Gracias ANA. Tu nombre es breve. Tu paso es largo
Un abrazo
Rod