jueves, 20 de noviembre de 2008

Sólo de a dos...


Sólo de a dos
entre sábana y sábana
mecidos en decires
apenas susurrados
colando a través
de los sentidos
sus savias desparejas...
ella toda él...
él todo ella
Afuera (el resto)
quedó
un mundo en miniatura
Los gigantes
ya dormían
su descanso.
Entre sábana y sábana
o sobre...
Nadie nunca lo supo.
Solo ellos

Rodolfo Augusto Nasta
Paraná, noviembre de 2008