jueves, 31 de diciembre de 2009

El último día del año...


- El último día del año -


"El último día del año
no es el último día del tiempo.
Otros días vendrán
y nuevos muslos y vientres te darán el calor de la vida.
Besarás bocas, rasgarás papeles,
harás viajes, y tanto aniversario,
diploma, promoción, gloria, dulce muerte, con sinfonía y coro,
que el tiempo quedará completo
y no oirás el clamor,
los irreparables aullidos
del lobo, de la soledad.

El último día del tiempo
no es el último día de todo.
Siempre queda una franja de la vida
donde se sientan los hombres:
uno hombre y su contrario,
una mujer y su pie,
un cuerpo y su memoria,
un ojo y su brillo,
una voz y su eco,
y hasta Dios, quién sabe...

Recibe simplemente este regalo del acaso.
Mereciste vivir un año más.
Desearías vivir siempre y agotar la borra de los siglos.
Tu padre murió, tu abuelo también.
En ti mismo ya expiraron muchas cosas, otras esperan la muerte.
Pero estás vivo. Una vez más estás vivo,
y copa en mano esperas el amanecer.
El recurso de embriagarse,
el recurso de la danza y el grito,
el recurso de bailar,
el recurso de Kant y la poesía,
todos ellos y ninguno resuelve nada.

Surge la mañana de un nuevo año.
Las cosas están limpias, ordenadas.
El cuerpo gastado se renueva en espuma.
Todos los sentidos están alertas.
La boca está comiendo vida.
La boca está repleta de vida.
La vida resbala de la boca,
lame las manos, las veredas.
La vida es gorda, oleosa, mortal, subrepticia.-"


CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE


Hoy, 31 de diciembre del año 2009, me permito compartir con todos mis compañeros de las letras y los sueños, este hermoso poema del gran escritor brasileño Drummond De Andrade.
Habla mejor que yo lo hubiese dicho de la esperanza realista y de las vanas celebraciones.
A todos, desde lo más profundo de mi ser, el deseo de que el símbolo de cambiar una hoja del almanaque les sea propicio en la vida, los sueños, las concreciones y, sobre todo, en sabernos amados y capaces de amar.
Con todo mi cariño
Rodolfo

jueves, 24 de diciembre de 2009

CON MIS MEJORES DESEOS NAVIDEÑOS...



Comparto con todos esta canción que dió origen a mi sobrenombre. Luego el tiempo pasó y el "Ciber Reno" tuvo un blog...
Gracias a todos por estar y que la Navidad nos una en Paz y comprensión
Rodolfo, 24 de diciembre de 2009

jueves, 12 de noviembre de 2009

Primer aniversario - "Manzanas"


Hace un año, el 13 de noviembre de 2008, nacía "Reno - Saudades del Desierto", con un destino impredecible, con muchos sueños y no pocos miedos. Hoy me festejo la decisión de haberlo pergeñado. Muchas personas, más o menos anónimas, cercanas o lejanas infinitamente, han visitado mi lugar. Otros me lo ha contado café de por medio. Otros, lo sé bien, jamás se animarían a confesarlo... Todos, cada uno a su manera y en su esencia, sembraron, aportaron, enriquecieron.
No alcanza con dar las gracias. La vida redonda y feliz me hizo el regalo de todo este mundo mágico. Ustedes, "Clones", parceros, silenciosos paseantes, son parte de esa magia y de todo lo que en mí ha acrecentado mi calidad de ser humano.
"Manzanas" es el regalito que comparto en este primer, espero, año de vida.
Rodolfo, con todo mi afecto


- MANZANAS -

¿Por qué los vendedores de manzanas no pasan por la calle, con su cesta a cuestas, en las altas horas de la noche? ¿Es acaso que no encuentran a quien vender su mercancía? Debe ser... Que yo sepa las aplicadas amas de casa hacen sus compras de día, preferentemente en las mañanas. Y algunos no tan aplicados amos de casa cuando pueden, al salir del trabajo, antes del regreso. Es cierto... nadie busca manzanas por las noches. O al menos no las compran.
Sería menester entonces inventar una manzana disfrazada de sueño. Cargar una enorme cesta, preferentemente de mimbre dorado, y salir por las calles nocturnas a vender sueños-manzana.
De suceder esto, sería posible, cuando uno se desvela, tener la suerte de escuchar el pregón de un vendedor, que penetra el silencio nocturno con un “...Vendo sueños manzana, vendo...”. Atrapar semidormido o semi despierto algún dinero, bajar corriendo las escaleras y, antes de que el noctámbulo vendedor doble la esquina y desaparezca, antes de que nos pesquemos un resfrío por haber olvidado calzarnos, podamos comprar, a buen precio, un par de sueños manzana.
Después será cuestión de meternos de nuevo en la cama y dejarnos arrullar por el sabor dulzón y fragante de un hermoso sueño.

domingo, 1 de noviembre de 2009

- ¿Entonces...? -


Cuanto tiempo
merodeando por allí
sabiendo que estaba
dónde debía
según lo que
fue escrito en mi destino.
Feliz
pavoneaba mi devenir
por esos caminos.
Plácido discurrí mi tiempo
empapado de sueños
y poesía.
También humedecieron
mi tierra
amores a destajo o a desgajo.
Crecí, crecí.
Me volví,
mínimo en alguna
fecha en que el calendario
marcaba “cumpleaños”.
Hoy me siento
y contemplo en derredor.
Doy gracias
La vida ha sido buena conmigo.
Sólo que no sé que hago
aquí,
en éste,
mi no lugar.

jueves, 22 de octubre de 2009

- Un viaje, dos crónicas... -



Gabriela dijo:

Llego esperanzada de poder abrazarlo.
Y lo que habían construido juntos se había esfumado

Había pensado mucho durante su viaje
En el lugar designado

¡Era irreemplazable, indestructible,
su calidad de amigo!

Pero la puerta de su corazón
Se había cerrado

Golpeo una y otra vez
No tuvo respuesta

Bajo la cabeza,
Sintió pesados los brazos y
Entrego su esperanza…
Suspiró su tristeza
Y regresó…
Con las manos vacías
Sin pensar demasiado


Rodolfo dijo:

Ella llegó
a lo que creía
las puertas del cielo.

Duro viaje.

Llena de alegría
golpeó la pesada puerta
con sus jóvenes nudillos.
Silencio.
Volvió a golpear.
Nadie respondió.

Quizá era feriado y
no atendían.
Quizá no era el cielo...

Se le agotaba el tiempo

Emprendió el regreso
con los nudillos doloridos
y algo irresuelto
en el alma.

Detrás
una pequeña mirilla
se entreabrió y
alguien la vio partir.
Con tristeza.


Gabriela y yo decidimos describir un mismo suceso. Ella lo hizo desde su sensibilidad femenina. Yo lo hice a mi modo. De esa conjunción salió este "pato a la naranja" literario, agridulce, y hoy nos atrevemos a lanzarlo a rodar en la web. Atrevimiento loco y osado si los hay. Pero estamos aquí en este lugar que compartimos en lo virtual. Gracias a todos
Gabriela Vivas (Bariloche, Pcia. de Río Negro, Argentina)
Rodolfo Nasta (Paraná, Pcia. de Entre Ríos, Argentina)


Gabriela Vivas es propietaria del blog "Mi Grillo Interior" (http://migrillointerior.blogspot.com/)

miércoles, 23 de septiembre de 2009

- Mariposas... -


Ella sembró
delicadas
mariposas en sus labios.
Él, torpe
zumbón,
se lanzó a su corola
de rosa convocante.
Con una suave brisa
de prudente ternura
cerró sus pétalos.
“Sólo mariposas…”
dijo.

Su mirada antigua
descifró la lectura
de sus ojos:
“Besos mariposas”…
pensó,
y comenzó
a aprenderla.

martes, 1 de septiembre de 2009

ALGO... (tentativa spinoziana)


De los pasos perdidos
y sus huellas sin tiempo.
Los sueños no alcanzados
guardianes de la magia.
Los amores olvidados
rondando siempre allí…
Los años vividos
lejos de los calendarios.
Las promesas vanas
y sus tristes retornos.
Los cielos que no vimos
por esa manía de mirar al suelo.
Lo que pudimos
y disfrutamos.
Lo que no pudimos
quedando en el debe.
De los hechos, los sueños,
los quizá y “para cuando”.
Las derrotas que sembraron
alguna madurez adentro,
las victorias que creímos
y nos besaron el alma.
De todo los no
y todos los sí.
De la vida, al fin,
rumbo a algún “dónde”.
En aquellos
o en los otros,
sembradores,
segadores...
Siempre,
sin dudarlo,
algo va a quedar...



Rodolfo Augusto Nasta
Paraná, agosto de 2009.

martes, 25 de agosto de 2009

Curvatura


La curvatura
de su talle
coincidió
perfecta
con el arco de mi mano.
Allí supe,
en ese instante,
que las flechas
serían lanzadas
a todos
sus rincones.
Allí donde
se cobijan
los rumores
de la tierra,
el susurro de la lluvia
el leve estremecerse
del otoño de mi ser.

La noche se vistió
de ansias.
Ella trajo
sus sueños,
a mi lecho,
entre las manos huérfanas
de su piel iridiscente.

Después,
amanecer…
Y toda las vigilias
para imaginarla
otra vez
entre mis brazos.

lunes, 3 de agosto de 2009

Un lugar...


Conocía aquél lugar
Había pasado
dos o tres veces
por allí
en su vida.
Aquél día llegó.
Se aventuró en las
calles murmurantes
ríohormigas humanas.
Todos tenían algo que ofrecer
pero el siguió los vericuetos
hasta llegar
Luego…
fue el sol
mirarse
poseerse sin tocarse
destilar la vida
de uno en el otro,
del otro en el uno.
Manos mensajes
ojos telégrafo
palabras impensadas.
Fue el sol.
Un abrazo bastó
para expandir el alma.
Besos de hola y adiós.

Conocía aquél lugar.
Ahora supo
que jamás
lo olvidaría

viernes, 24 de julio de 2009

Brazoflecha


El arco se curva al máximo,
la mano tensa la cuerda
hasta el límite
de los sueños.
Allí es
cuando con más deseos
que verdades
disparo mi flecha
hacia el poniente.
Se pierde en lo alto
rauda hacia otros cielos.
Mi pulso dice que llegará
exactamente a destino.
El descenso será suave
y sin heridas.
La rigidez voladora
se tornará dócil
la punta será roma.
Y cuando te alcance
mi disparo
podré rodear tu talle
con mi brazo
moldear tu cintura
con mi mano.
Luego saldremos
a caminar estrellas.
El tiro fue perfecto.

lunes, 13 de julio de 2009


Quisiera poder
lamerte esa sombra de tristeza,
llevarme en la boca tu congoja,
dejarte los labios
limpios y definitvos
para una sonrisa.

Habrá entonces
una misma alegría
sólo visible
por los dos.


A mis queridos amigos todos, compañeros de esta ruta de sueños, poesías, música y otras yerbas, les dedico esta nueva entrada. Después de casi un mes de "no estar" vuelvo para mantener mis banderas en alto. O al menos intentarlo. Y volveré también a visitar los lugares de ustedes todos, con el mismo y renovado afecto de siempre. Un mes de poca salud y muchos desvelos no será razón suficiente para perdernos.
Un abrazo grande a todos

viernes, 12 de junio de 2009

- Brindis solo... -


Habían transcurrido apenas diez minutos del miércoles 3 de junio de este año 2009.
Los primeros diez minutos de mis primeros sesenta y dos años.
Algunos reconfortantes llamados en los iniciales segundos de mi cumpleaños. Algunos SMS. Gente querida que se acercó y que me regocijó el alma. Es bueno saber que alguien piensa en darnos la sorpresa de un madrugador saludo.
Al rato me senté en mi sillón favorito. Mi equipo de audio pareció mirarme como lamentándose por sus leds apagados. Yo lo miré, viejo compañero de más de una noche de vuelos nocturnos. Me levanté, puse el CD de María Bethania que tanto me gusta. Me fui al aparador y saqué la copa más linda (última de un juego acribillado por el tiempo). Descorché el malbec. Prendí un cigarrillo desaconsejado.
Entonces sí, el ritual estaba completo.
Me dejé estar… El vino fue coloreando mi mente casi en blanco. Me puse a pensar…
Más tarde, escribí esto:

Tienes
la coloratura
de mi fantasía.
el sabor
de mis recuerdos.
la edad
de mis ansias.
la temperatura
de mis venas
la fragancia
de mi compañía
o la graduación
de mi soledad.
No importa tu cepaje
o las vides
que te nacieron:
estás aquí
hamacado
en la copa
por mis dedos,
durmiéndote
en mis sueños,
creciéndome
en los versos.

lunes, 1 de junio de 2009

Orden en los cajones...


¿Qué hacer con tus cartas…?,
último vestigio
de esa gentil costumbre
de la escritura manuscrita.
No es fácil ese pequeño
edificio de papel que debe
caber en un sobre.
No es fácil concatenar
cada ladrillo palabra
sin dudas ni enmiendas;
y en apretada síntesis,
perfumada de olores
propios del obrero escribiente,
hacer crecer la caricia voladora,
o la lanza de los celos,
la tersura de la buena noticia,
o la aspereza de las penas.

¿Qué hacer con tus cartas…?,
último refugio del ayer,
empaquetado e ignorado
con premeditado olvido
que esconde su siempre presente

Un día de estos
llegaré a la puerta
del edificio de correos.
Mis manos temblorosas
entregarán el paquete
(papel madera, piolín y broches rojos),
para retornarte
en un último sismo de amor
todas las turbaciones del ayer.

¡Quién tuviera
el aviso de retorno
de tus ojos asombrados!

jueves, 14 de mayo de 2009

PIEL...


La piel
humana geología.
Deslizamientos
de otros tiempos
capas invisibles
de todas las pieles
que dejaron
su roce inasequible.
De eso estamos hechos:
de los poros
fragancias
y texturas
de otras pieles.
Quién sabe
otros
dérmicos estratos
esperan por venir.

sábado, 25 de abril de 2009

- Cuando sea perro... -



(Por “Fluke”, que me hizo reír y llorar... Y por vos...)

Cuando sea perro,
recorreré las calles
de mi canina memoria
y llegaré a tu casa...
Me tenderé en el umbral de tu puerta
y esperaré pacientemente.
Cada vez que llegues de tus noches
o salgas a tus días,
te encontrarás conmigo.
Yo pondré cara de perro bueno,
hambriento o asustado,
huérfano de cariño...,
es decir, todas esas caras que pone
un perro cuando busca dueño.
Conociéndote sé que,
tarde o temprano,
terminarás por encariñarte conmigo.
Primero me darás agua,
luego quizá comida,
y, por fin, cobijo.
Yo entraré en tu casa,
olfateando tu soledad.
Moveré mi cola
según lo indican los modales de perro,
y pasaré mi lengua,
ya ásperamente perruna,
por el dorso de tus tibias manos...
...cuando sea perro...
quizá te hagas otra vez mi dueña
y escrutaré en tus ojos
alguna tarde, a tus pies,
con mi mirada lánguida,
alguna sombra de recuerdo,
mientras tu mano suave
desliza ausente la caricia
que
siendo hombre
quiero.-

miércoles, 15 de abril de 2009

TODO LO QUE.....


Toda la cultura amontonada en los cajones desvencijados de la memoria.
Todas las ansias a la mano, abandonadas como viejos sombreros en un perchero.
Todas las conquistas que no sirvieron de nada porque nadie las supo aplaudir.
Todos los amoríos que más tarde fueron un aburrimiento más.
Todos los amores que se transformaron en el gran desamor.
Todos los recuerdos de la infancia que nos hacen temer un poco más la muerte.
Todas las distancias que nos dan la libertad y nos quitan los hogares.
Todos los días por venir, el miedo en cuotas, el qué será, los sueños y la duda.
Todos los amigos que se van quedando en los caminos.
Todos los seres queridos que no serán los que escuchen nuestro último suspiro.
Toda la antigua tristeza, imprevista y sorpresiva.
Todas las vigilias de noches arrojadas a una tentativa de infinito.
Toda la poesía que alguna vez bastó para colmar el alma.

Todo lo que no escribí
porque no me animé
porque no pude
porque no supe
y porque no.

miércoles, 1 de abril de 2009

Otoño a dos voces


El quizá le dijo…

Viene otoño.
Se me sueltan barriletes de palabras,
con colas zigzagueantes
de retazos
que dejaron otros vientos.
Anudo más colores
a ese lastre
y sigo cada marzo
remontando los vuelos
de mis sueños.
Pero… hoy te pido
por favor:
dame cordel,
necesito cobrar altura.

Ella quizá le respondió…

Te doy la suave brisa
de mis besos
doradas tardes
y un recuerdo.
Te doy el campanario
de mi pecho
Las palomas en vuelo
El reflejo manso de un arroyo
la mañana fresca
Un abrigo de abrazos,
y este vuelo ...

miércoles, 25 de marzo de 2009

Tiempo de naufragio


Viejo capitán,
perdiste el rumbo.
¿Qué magnetismo
interpolar
dislocó tu brújula?
A veces el mar es traicionero
Se viste de blancas espumas
espeja cielos,
nos arrulla
en canción queda
con sus olas
Un día
la paz torna en tormenta
Viejo capitán:
deberías saberlo.
Debajo de las mansas
aguas verdes
acechan los
corales
endurecidos por el tiempo.
Ten a mano por las dudas
tu bitácora.
Ella cabe en el raído
bolsillo
y aún ante el naufragio
guiará
el recio madero
de tu quilla destrozada
hacia alguna nueva playa,
promesa otra vez
de otra rutas
otros sueños
otros mares.

Porque yo sé
que nunca
echarás anclas.


Rodolfo
Marzo 2009

miércoles, 18 de marzo de 2009

Imaginerías orográficas...


Cordillera

Me escurrí
debajo de tu blusa
y tomando el camino
de cintura
comencé a trepar
lentamente
por tu ladera
espalda,
"zigzaguié" en tus
clavículas cornisa,
me deslicé
entre tus
pechos duna
y regresé a explorarlos
pues los creí montañas.
Más no eran sísmicos
volcanes
sólo el frío de mis manos
encendiendo
los picos
de tus ansias.

Rodolfo Augusto Nasta

jueves, 5 de marzo de 2009

Meditación post atlántica...


Gravedad II

No sé
Newton,
pero yo sentí
caer su vida
en mí
como una
manzana.
Recién entonces
supe
que no era
el remanente
de un sueño,
y comprendí
la gravedad
de la cosa.

Rodolfo Augusto Nasta

miércoles, 4 de febrero de 2009

Vamos juntos


Vendrás conmigo
embarcada
en ese anhelo
de samba y cuica.

No mascaron de proa.
No tendrá el mar
la vista regia
de tus desnudos pechos.
Vendrás a popa
mano a mano
en el timón.
Levantaremos
velas
de cuanto hemos sido
Acaso un día,
regresados,
la sal atlántica
conserve aún
los pasos
de playas recorridas.

Rodolfo Augusto Nasta

domingo, 1 de febrero de 2009

Ahí andan...


Será porque,
como dice el poeta
descendiente de Xangó:
"...hoje e sàbado...",
se me aceleró la "saudade"...
Viejos fantasmas
recorrieron el vino,
se treparon a mi boca
y vomitaron adentro
toda esa vieja tristeza
o nostalgia
o no se qué carajo...
Pero ahí andan,
tras el vidrio y el licor:
los fantasmas


Rodolfo Augusto Nasta
Paraná, enero de 2009.

martes, 27 de enero de 2009

Vamos de nuevo...



Mujer con desvelos y destiempos.
Ya no alcanza con ejercitar el deseo.
Es necesario la pelea y el celo.
Suponer distancias y encuentros.
Arrebatos de pasión y sexo.
Desbarates comunes de los sueños.
Acaso proyectos.
Ya no alcanza con alzar la copa.
Beber la risa, lamer la vida.
Ya no alcanza, se precisa
de romper las ostras
tirar todo al olvido.
Comenzar de nuevo
sin peros ni vestidos.
Y servirnos ávidos
el amor tan distraído.


Rodolfo Augusto Nasta

martes, 20 de enero de 2009

Cuando me quedé sin poder preguntar...


- Viejo -

Hoy tal vez sea el tiempo
de encontrarnos..
Tardío sí,
más tiempo al fin...

De igual a igual
(apenas tu muerte
nos separa),
y yo... vos sabés,
quisiera apoyar mi cabeza
de hombre
en tu hombro, viejo.

para llorar un poco,
para saldar las deudas,
y pedirnos disculpas
que no nos entendimos
el amor y las penas...

Rodolfo Augusto Nasta

jueves, 15 de enero de 2009

Encuentro


Yo presentí que nos íbamos a entender. Pude desamarrarme de mis palabras, mirar tus ojos y escucharte con mi prehistórico instinto animal. Compartimos el valor de un día de sol, la mansa canción del agua, el brillo misterioso de las piedras. Anduvimos la orilla del lago: vos en tu cuatro por cuatro, yo en mi dos por uno. Fuimos felices, sí. Fue bueno conocerte. Antes de irme te bauticé Sheerazade. Porque supe que me hubieses acompañado mil y una noches. Y me pareció que Rimsky-Korsakov me hablaba con su música desde las pequeñas olas.
Cuando me fui, volví la mirada para verte por última vez.
Me sentí un perro


Rodolfo Augusto Nasta

lunes, 12 de enero de 2009

- ENERO... -



Ojalá nuestros tiempos fueran otros tiempos,
y el fin del nuestro,
el de cada uno,
no se sintiera a veces allí nomás,
así de cerca.
Ojalá todo fuera nuevo de nuevo
y pudiéramos estrenar otra vez la vida...
La historia de los después de los dos
podría ser irremediablemente igual
o inesperadamente distinta...

En tanto, estamos aquí,
en este semicielo de espacio y tiempo,
y nuestras órbitas describen
sus elipses misteriosas,
dibujadas fantásticas e imprevisibles
por los ignotos designios
del Universo.

Alguna vez, quizá, quién sabe...
- todo es tan probable
e improbable a la vez -,
pero ojalá,
nuestras órbitas coincidan
y nos acerquemos uno al otro
veloces
fulgurantes,
y entremos,
por un segundo acaso,
en una maravillosa
tremenda
ardiente
combustión

aproximada.

El después quedará
en manos de las leyes
de la física.

Pero el calor de aquella combustión...


Rodolfo Augusto Nasta

martes, 6 de enero de 2009

Casi tango...


¡Alerta! hay luces que parpadean. Las alarmas activan monitores cardíacos. Las cerraduras automáticas pugnan por trabarse. Las manos huyen hacia los bolsillos. La cabeza parece buscar clavicular refugio. Los párpados entornan la mirada. La prudencia dosifica las palabras. El ancestral lobo estepario empuja mi sangre de perro callejero en busca de cobijo. Contradicción del gen. La noche me mira desdeñosa. Una antigua estrella confidente me titila un… “Estás acabado, viejo amigo”. Me silbo un tango triste que mis años me perdonan. Saco del bolsillo la vieja perinola… “Todos toman, todos ponen”. Ya no me sirves, hueso facetado de la suerte. La tiro en un baldío. Algún pibe la encontrará mañana. Yo ahora apuro el paso, apuro un trago de la vieja petaca, respiro profundo y bajo lentamente la calle hasta tu casa.-


Rodolfo Augusto Nasta

viernes, 2 de enero de 2009

El tiempo que queda



Un día cualquiera.
Una noche distinta,
como las noches
todas del planeta.
La piel con frío afuera.
¿Qué música me vibra?
¿Cómo mis ojos
pretenden hallarte?
Sé que estás,
a imagen y semejanza
de alguna búsqueda.
Te propongo un desafío:
vamos a soltar los “peros”;
vamos a crecer juntos los “quizá”.
No sé si podremos.
Tengo miedos.
Pero tengo ganas
de necesitarte todo el tiempo.
El que quede.
El que sea.
Poco, mucho,
no importa.
Sólo vale el “cómo”.
Sí: te quiero.-



Rodolfo
Viernes 2 de enero de 2009.