lunes, 1 de junio de 2009

Orden en los cajones...


¿Qué hacer con tus cartas…?,
último vestigio
de esa gentil costumbre
de la escritura manuscrita.
No es fácil ese pequeño
edificio de papel que debe
caber en un sobre.
No es fácil concatenar
cada ladrillo palabra
sin dudas ni enmiendas;
y en apretada síntesis,
perfumada de olores
propios del obrero escribiente,
hacer crecer la caricia voladora,
o la lanza de los celos,
la tersura de la buena noticia,
o la aspereza de las penas.

¿Qué hacer con tus cartas…?,
último refugio del ayer,
empaquetado e ignorado
con premeditado olvido
que esconde su siempre presente

Un día de estos
llegaré a la puerta
del edificio de correos.
Mis manos temblorosas
entregarán el paquete
(papel madera, piolín y broches rojos),
para retornarte
en un último sismo de amor
todas las turbaciones del ayer.

¡Quién tuviera
el aviso de retorno
de tus ojos asombrados!

13 comentarios:

Lucina dijo...

A este Poeta lo visita la nostalgia, en una calidez de versos que en cartas se abrazan, refugio de este dorado otoño.

Te extrañaba.
Un beso

Sil dijo...

Qué belleza, me ha encantado.
El último verso me ha enamorado !!
Felicitaciones, poeta.
Precioso post.

Cristela dijo...

Qué bueno fue deslizar letras en la suave textura de un papel en blanco! Lo mejor es q quedaron muy adentro de la memoria de cada uno - Bello post -
Un beso -

Cecy dijo...

Bellisimo versos.
Me ha dado nostalgias de esas cartas. Las que en algun momento se dejaban con la ilusión de que despues retornara por debajo de la puerta.

Besos.

Ana Gabriela dijo...

Muy bello poema pero yo devolveria las cartas con este poema de Sabina

"este adiós no maquilla un hasta luego
este nunca no esconde un ojalá
estas cenizas no juegan con fuego
este ciego no mira para atrás
este notario firma lo que escribo
esta letra no la protestaré
ahórrate el acuse de recibo,
estas vísperas son las de después
a este ruido tan huérfano de padre
no voy a permitir que taladre un corazón podrido de latir
este pez ya no muere por tu boca
este loco se va con otra loca
estos ojos ya no lloran más por ti"

Joaquín Sabina

Mar y ella dijo...

Que tiempos aquellos donde recibiamos cartas,que luego atesorabas con un lazo en alguna cajita,para leerlas una y mil veces....hasta que se tornan amarillas de recuerdos y sensaciones que se quedaron dobladitos en el tiempo..

que lindo...

Rodolfo Nasta dijo...

LUCINA
SIL
CRISTELA
CECY
ANA
MARIELLA

Voy a hacer lo que nunca hago, porque no me gusta, que es dar una respuesta única a comentarios diversos. Pido mil disculpas, pero estuve muy ocupado combatiendo una gripe y luego cumpliendo años...
Mi corazón se siente "fogoneado" con la presencia de cada una de ustedes. Intentaré abarcar todo ese cariño en un enorme abrazo que pueda llegar al lugar de cada una.
Espero me entiendan y disculpen.
Besos enormessssss

Rodolfo

Moony-A media luz dijo...

Yo, no las tiraría. No sé... son espejos de un pasado, de un amor, de un tiempo diferente.
Aunque si duelen... ya no sé lo que haría.

Pero, las palabras que escribiste aquí son una maravilla. Y, me las quedo.

Un beso grande.

Irene dijo...

Bellismo poema..y cuanta nostalgia, me encanta.

Besos Rodo!!

Isabel Estercita Lew dijo...

Rod, hermosísimo el poema, me trajo muchas saudades de aquellos torbellinos de cartas de cuando vivía en Brasil. Yo las guardé todas, tengo carpetas llenas de cartas, pero vos te estás refiriendo de un modo poéticamente tierno a las cartas de ella, no te aconsejo que las lleves al edificio de correo, pues con la carta desapareció la dignidad de los correos. El aviso de retorno de sus ojos está dentro tuyo.
Un beso enorme
Estercita

Rodolfo Nasta dijo...

MOONY... yo tampoco las tiraría. Sólo las retorno a su orígen. Es cuestión de ponerle el moño a algunos viejos bultos que hacen la mochila un peso muerto.
Un beso para tí
Rodolfo

Rodolfo Nasta dijo...

Gracias IRENE. La nostalgia es buena y casi indispensable para la belleza.
Gracias por pasar por aquí
Abrazo
Rodolfo

Rodolfo Nasta dijo...

ISABEL... imagino esas palomasobre yendo y viniendo de la zamba al samba. Coincido en lo del edificio de correos, pero en el querido sobreviviente buzón rojo no entra el paquete...!!!
Besos muchos
Rodo