martes, 20 de enero de 2009

Cuando me quedé sin poder preguntar...


- Viejo -

Hoy tal vez sea el tiempo
de encontrarnos..
Tardío sí,
más tiempo al fin...

De igual a igual
(apenas tu muerte
nos separa),
y yo... vos sabés,
quisiera apoyar mi cabeza
de hombre
en tu hombro, viejo.

para llorar un poco,
para saldar las deudas,
y pedirnos disculpas
que no nos entendimos
el amor y las penas...

Rodolfo Augusto Nasta