miércoles, 1 de abril de 2009

Otoño a dos voces


El quizá le dijo…

Viene otoño.
Se me sueltan barriletes de palabras,
con colas zigzagueantes
de retazos
que dejaron otros vientos.
Anudo más colores
a ese lastre
y sigo cada marzo
remontando los vuelos
de mis sueños.
Pero… hoy te pido
por favor:
dame cordel,
necesito cobrar altura.

Ella quizá le respondió…

Te doy la suave brisa
de mis besos
doradas tardes
y un recuerdo.
Te doy el campanario
de mi pecho
Las palomas en vuelo
El reflejo manso de un arroyo
la mañana fresca
Un abrigo de abrazos,
y este vuelo ...