lunes, 13 de julio de 2009


Quisiera poder
lamerte esa sombra de tristeza,
llevarme en la boca tu congoja,
dejarte los labios
limpios y definitvos
para una sonrisa.

Habrá entonces
una misma alegría
sólo visible
por los dos.


A mis queridos amigos todos, compañeros de esta ruta de sueños, poesías, música y otras yerbas, les dedico esta nueva entrada. Después de casi un mes de "no estar" vuelvo para mantener mis banderas en alto. O al menos intentarlo. Y volveré también a visitar los lugares de ustedes todos, con el mismo y renovado afecto de siempre. Un mes de poca salud y muchos desvelos no será razón suficiente para perdernos.
Un abrazo grande a todos