viernes, 24 de julio de 2009

Brazoflecha


El arco se curva al máximo,
la mano tensa la cuerda
hasta el límite
de los sueños.
Allí es
cuando con más deseos
que verdades
disparo mi flecha
hacia el poniente.
Se pierde en lo alto
rauda hacia otros cielos.
Mi pulso dice que llegará
exactamente a destino.
El descenso será suave
y sin heridas.
La rigidez voladora
se tornará dócil
la punta será roma.
Y cuando te alcance
mi disparo
podré rodear tu talle
con mi brazo
moldear tu cintura
con mi mano.
Luego saldremos
a caminar estrellas.
El tiro fue perfecto.