jueves, 22 de octubre de 2009

- Un viaje, dos crónicas... -



Gabriela dijo:

Llego esperanzada de poder abrazarlo.
Y lo que habían construido juntos se había esfumado

Había pensado mucho durante su viaje
En el lugar designado

¡Era irreemplazable, indestructible,
su calidad de amigo!

Pero la puerta de su corazón
Se había cerrado

Golpeo una y otra vez
No tuvo respuesta

Bajo la cabeza,
Sintió pesados los brazos y
Entrego su esperanza…
Suspiró su tristeza
Y regresó…
Con las manos vacías
Sin pensar demasiado


Rodolfo dijo:

Ella llegó
a lo que creía
las puertas del cielo.

Duro viaje.

Llena de alegría
golpeó la pesada puerta
con sus jóvenes nudillos.
Silencio.
Volvió a golpear.
Nadie respondió.

Quizá era feriado y
no atendían.
Quizá no era el cielo...

Se le agotaba el tiempo

Emprendió el regreso
con los nudillos doloridos
y algo irresuelto
en el alma.

Detrás
una pequeña mirilla
se entreabrió y
alguien la vio partir.
Con tristeza.


Gabriela y yo decidimos describir un mismo suceso. Ella lo hizo desde su sensibilidad femenina. Yo lo hice a mi modo. De esa conjunción salió este "pato a la naranja" literario, agridulce, y hoy nos atrevemos a lanzarlo a rodar en la web. Atrevimiento loco y osado si los hay. Pero estamos aquí en este lugar que compartimos en lo virtual. Gracias a todos
Gabriela Vivas (Bariloche, Pcia. de Río Negro, Argentina)
Rodolfo Nasta (Paraná, Pcia. de Entre Ríos, Argentina)


Gabriela Vivas es propietaria del blog "Mi Grillo Interior" (http://migrillointerior.blogspot.com/)