domingo, 1 de noviembre de 2009

- ¿Entonces...? -


Cuanto tiempo
merodeando por allí
sabiendo que estaba
dónde debía
según lo que
fue escrito en mi destino.
Feliz
pavoneaba mi devenir
por esos caminos.
Plácido discurrí mi tiempo
empapado de sueños
y poesía.
También humedecieron
mi tierra
amores a destajo o a desgajo.
Crecí, crecí.
Me volví,
mínimo en alguna
fecha en que el calendario
marcaba “cumpleaños”.
Hoy me siento
y contemplo en derredor.
Doy gracias
La vida ha sido buena conmigo.
Sólo que no sé que hago
aquí,
en éste,
mi no lugar.