viernes, 19 de febrero de 2010

- DESALEGRÍA -


Mi única alegría
es la de otros.
Voy en
marcha sinfín,
y vuelvo
una y otra vez
a atravesar
mismas historias
La vida
sin sentido
como
circulo infinito
de sueños multicolores
sin arribar
a nada
sintiendo
en mi interior
esa música
repetida.
Es aquí
es allá
una y otra
vez
certidumbre
de que voy
y que no alcanzo.

Vivo sí cariños
temporarios.
Todo es fugaz,
olvido
y desenfado.

Y aunque
me alienten
pese a ello,
cuando el
vértigo cesa
voy sintiendo
mi cansancio
Mi deseo
infinito
de llegar,
la recompensa.
de una mano
de caricia prolija
al recorrerme.

Cierta paz.
Esa penumbra.
El perfume conocido
Y ese brillo
fugaz
de caballito
calesitero
estucado
de sueños.

Rodolfo
Paraná, 18 de febrero de 2010


Dedicado a mi amiga virtual, Isabel Estercita Lew, defensora de calesitas, "artes y utopías" y otras yerbas...