domingo, 24 de junio de 2012

- El vuelo inmóvil -

Con la música llega rondando despacio
alguna imagen, acaso un recuerdo
fotografiado en la memoria.
La vida afuera toma los sonidos
del Sábado a la noche.
Voces sin frío, juveniles
y motores sin sigilo ni prudencia.
Yo me bajo deslizando la pared,
apenas sombra o desmesurada audacia,
por el frente de mi torre.
Diez pisos o diez suelos o diez vuelos…
No importa el tiempo
ni la luz de la inmutable lámpara.
vertebrada en la paredes
Esquivo el pensamiento rutinario
y voy a pernoctar en otro espacio.
Mahler me lleva de su mano sinfónica
y me quiebra esta tontería
de quedar mirando mis espacios
con ojos casi ciegos
y desde la vertiginosa acera
levanto vuelo hasta tu pecho.


Rodolfo
Al correr de las teclas
Hoy, Sábado 23 de junio de 2012
en Paraná

viernes, 22 de junio de 2012

- EL ÚLTIMO INSTANTE... –

¿A quién mirarías en el último instante de tu vida?
¿La imagen de que ser quisieras llevarte contigo en la retina
que quedará ciega en las tinieblas... ?

¿A quién besarías en el último instante de tu vida?
¿El sabor y roce de qué labios quisieras conservar
en tu postrer sonrisa detenida e inmóvil... ?

¿A quien su mano tomarías en el último instante de tu vida?
¿La tibieza de que tacto quisieras sentir entre tus dedos
ya casi adormecidos de rigidez final...?

¿A quién evocarías en el último instante de tu vida?
¿El recuerdo de qué ser acudiría presuroso a tus neuronas
en su última eléctrica vibración...?

No puedes contestarlo.
No puedes elegirlo.
No quisieras saberlo.

Sería la angustia total e irremediable
de saber de antemano
el momento de tu muerte.

Seria la alternativa desgraciada
de tener que elegir
entre tus hoy queridos,

y plantearte en el instante
si serán los mismos que acompañen
tu último suspiro, tus últimos instantes.

No temas:
nada te asegura morir acompañado.


Rodolfo Augusto Nasta
de la serie “Dulzura e ironías”