domingo, 24 de junio de 2012

- El vuelo inmóvil -

Con la música llega rondando despacio
alguna imagen, acaso un recuerdo
fotografiado en la memoria.
La vida afuera toma los sonidos
del Sábado a la noche.
Voces sin frío, juveniles
y motores sin sigilo ni prudencia.
Yo me bajo deslizando la pared,
apenas sombra o desmesurada audacia,
por el frente de mi torre.
Diez pisos o diez suelos o diez vuelos…
No importa el tiempo
ni la luz de la inmutable lámpara.
vertebrada en la paredes
Esquivo el pensamiento rutinario
y voy a pernoctar en otro espacio.
Mahler me lleva de su mano sinfónica
y me quiebra esta tontería
de quedar mirando mis espacios
con ojos casi ciegos
y desde la vertiginosa acera
levanto vuelo hasta tu pecho.


Rodolfo
Al correr de las teclas
Hoy, Sábado 23 de junio de 2012
en Paraná

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso!!

Rodolfo Nasta dijo...

¡Gracias "Anónimo"...! Siempre es bueno saber que a alguien le llega el mensaje.

MAR dijo...

Muy bello!!!
Abrazos.
mar

Rodolfo Nasta dijo...

¡Gracias Marcela!, querida amiga. Hace mucho que no nos cruzamos en estos caminos de las letras, pero siempre estamos.
Un abrazo para tí
Rodolfo

Guillermina dijo...

Levantar vuelo hacia un pecho cálido, eso también tiene la música sublime...Qué prodigio necesario!
Guillermina

Anónimo dijo...

Bellas letras que por pura casualidad encontré en uno de mis deámbulos por la red. La música apropiadamente apareada. Me gustó mucho. Saludos desde la ciudad de El Alamo, San Antonio, Texas.

Rodolfo Nasta dijo...

Retribuyo los saludos "Anónimo" de Texas y agradezco la deferencia. Un abrazo desde el hemisferio Sur.
Rodolfo

Rosa dijo...

Buscando una imagen, aparezco en este Vuelo... inmóvil quedo entre la maravilla del volar y el no volar! Me gusta mucho! Felicidades! Te sigo!