miércoles, 24 de julio de 2013

- Ellos... -

Fueron las vanguardias,
las copas de champán,
caricias apenas demoradas,
besos exploradores…
Luego vendría la invasión
manos ansiosas
y papilas buscando
los sabores.
Todo empezó a arder,
cuando ella susurró
“¿Probamos…?”

Después de,
nada volvió
a ser igual.
Atrás quedó
un campo de batalla
plumajes que no usaron
la inútil fibra del ropaje
y fueron los más y más,
y otra vez
siempre.

Una copa rota
acaso presagió algo
que ellos no sabían.
Y así siguieron
los nunca no
los todo sí.
El amor
o sea
toda ella
todo él.


Rodolfo Augusto Nasta
Paraná, un día del 2012